Orgullo Fat

 

orgullofat

Hay en el Marie Claire de Junio un artículo muy interesante sobre el fenómeno de las modelos con curvas. El artículo se llama Take Away y está firmado por Silvia Alexandrowicth. Viene a decir, con mucho humor, que no deja de ser un fenómeno cíclico, que de tanto en tanto vuelve a resurgir, y que suele coincidir con el lanzamiento de una nueva modelo, o alguna campaña publicitaria. Y que, por norma general, el hecho de que hayan caras bonitas que acompañen a cuerpos de la talla 46 nos relaja, pero que en el fondo, nadie quiere parecerse a ellas, porque lo queramos o no, la moda está diseñada básicamente para la gente delgada.

Nos han bombardeado estos últimos meses con imágenes de la ex-anoréxica Crystal Renn, ahora modelo de tallas grandes, y que ha sacado un libro titulado «Hungry» (adivinad de qué va). Nos han asegurado que Lara Stone y Doutzen Krous, incluso Bar Rafaeli, son mujeres con curvas, alejadas del modelo Kate-huesitos-Moss. Se nos han llenado las revistas de especiales de tallas grandes, y nos han querido vender que la belleza está en la redondez.

Yo creo que la belleza está en la proporción, no en el peso. Y tan bella puede ser una mujer que utilice una talla 46 como una que use una talla 36. Si su peso está acorde con su estructura ósea, su altura y su complexión, se acercaran más a lo que para mi es la belleza. Os pongo un ejemplo práctico: yo mido 1’61 y mi peso suele oscilar entre los 62 y los 66 kilos. Obviamente no estoy delgada, de hecho, según los médicos, tengo un ligero sobrepeso. Si alguien me preguntara cómo me sentiría más bella, no le respondería que siendo más delgada, sino estando más proporcionada, es decir, sin tripita, con un poco menos de pecho, y las piernas más firmes. Vamos, que yo ya estoy contenta con mi talla 42, y lo mío no es de pasar hambre sino de sufrir en el gimnasio :p

Y si de verdad quieren normalizar las curvas, no tienen que darle tanto bombo a una portada de una modelo de metro ochenta y talla 38. Tendría que ser algo normal ver en las portadas de moda a gente como Beyoncé o Christina Hendrix, sin retocar sus figuras (como han hecho con Rihanna).

Viva el Orgullo Fat!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.