Malditos diabólicos ingredientes

ingredientes

Nos mienten. Constantemente. Y nos informan mal, o no nos informan. Nos creemos todo lo que nos dicen. Pensamos que por el hecho de ser un producto de venta en farmacias, no va a ser perjudicial para nuestra piel. Si nos dicen «no lleva aceites minerales», a veces no es verdad. ¿Paranoicas con los ingredientes? Malditos diabólicos ingredientes.

Cuando empecé a cuidarme la piel en condiciones, utilizaba cosmética de perfumería. Cuando mi tía empezó a trabajar en una farmacia, cambié a marcas que se vendieran ahí, pensando que serían mucho más sanas.

Luego empecé a escuchar nombres como sulfatos, aceites minerales, parabenes, siliconas, etc. y empecé a preocuparme, ¿estaba dañando mi piel? Y cuando me decían que un producto no llevaba esos ingredientes, ¿estaban siendo sinceros?

Yo no soy química, así que no entiendo, y confío en que que no me van a vender algo dañino. Me guío por cómo le sientan ciertos productos a mi piel, si noto mejoría, o no noto nada, o me pica o me irrita.

Afortunadamente hay por ahí unas cuantas blogueras que nos ayudan con las nomenclaturas, nos explican «nivel encefalograma plano» en qué consisten esos ingredientes, y porqué y en qué justa medida son perjudiciales, cuando no lo son, y cuando usarlos. También nos dan alternativas menos dañinas y nos enseñan palabros que buscar en las interminables listas de composición.

Laura nos explica en su blog qué son los sulfatos. Os recomiendo que leáis el post aquí y que estéis atentas porque irá subiendo más como este!

Otra bloguera de la que me fío a pies juntillas es Caroline Hirons. Su palabra es palabra de Dios para mi. Todavía no he probado nada que ella recomendase y no me fuera bien. Hay tres posts que os servirán mucho:

Cheat Sheet – When to use natural, when to reach for the chemicals («Chuleta –  cuando usar natural, cuando químicos»). Este post me parece muy interesante porque desestigmatiza el uso de químicos en cosmética (That’s not made of apples y’all). No todo es malo y perjudicial, ni sólo de lo natural y orgánico vive el hombre. Si no entendéis el inglés, os lo puedo traducir sin problemas.

Quick grab – What to look out for depending on your skin issue («A mano – qué buscar en función de tu tipo de piel»). Oh dios míos dios mío! Una completa guía de ingredientes que deberíamos buscar o evitar en función de nuestro tipo de piel.

Confused skin: what do you treat first? And with what product? («Piel confundida: qué tratar primero? ¿Y con qué producto?»). En este post explica qué orden deberíamos seguir para tratar diferentes problemas que tenga nuestra piel.

Mi conclusión después de leer y leer, investigar, sufrir y hablar con mil personas, es que hay que conocer bien la composición del producto, el orden que sigue en la lista (cuanto antes salga más alta su concentración), nuestro tipo de piel y el tipo de producto del que estemos hablando.

¿No sería genial que existiera una app que detectara «malos ingredientes» en un producto y nos avisara? Me voy a hacer desarrolladora XD

Vosotras ¿qué ingredientes evitáis? ¿Qué marcas suelen ser más respetuosas con su composición? ¿Y cuáles son las más honestas? Feliz finde chicas!

2 comentarios en “Malditos diabólicos ingredientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.