La importancia de un buen packaging

packaging

El miércoles se me quedó una parte del post en el tintero. No quería hacerlo demasiado largo, y por eso decidí hablar del tema en otro post. De lo que os quería hablar era de cosméticos actuales inspirados en el siglo XIX. Pero ya que estoy voy a hablar de la importancia de un buen packaging.

Empecemos por el principio, ¿qué es el packaging? Pues es el envase en el que se nos presentan los productos. Debería ser primordialmente funcional, pero también evocador. Somos muy visuales, y si una cosa no nos entra por la vista, es posible que no tenga nada que hacer con nosotros.

Por eso hay que llamar la atención. Pero no a toda costa. Debes conocer bien tu producto y saber quién es tu comprador potencial, qué busca, en qué se fija, su poder adquisitivo, a qué le da más importancia. No puedes vender una mermelada artesana en un bote de latón con colores neón. Tu comprador seguramente buscará algo “auténtico”, algo que le diga que acabas de recoger las moras en el campo, y has hecho la mermelada al estilo tradicional. Por lo tanto, busca un tarro de vidrio, lo más sencillo posible, y encima de la tapa pone un trozo de tela atado con una cuerda. Y luego pide 4 euros y te los pagan. Te lo juro.

También hay que conocer a la competencia, saber qué novedades está sacando y cómo las está presentando. No se trata de perder la identidad de la marca, se trata de recrearla y adaptarla. Si te dedicas a la cosmética farmacéutica, seguramente sea buena idea tirar de minimalismo y simplicidad, colores planos y suaves, el azul, el verde turquesa, el negro, el blanco. Si tienes una línea de lujo, que todo sea dorado. Y ahora, con todo el boom de la cosmética natural, te aconsejo que “vuelvas a los orígenes”; si tus productos tienen ingredientes naturales, anúncialo, usa unas flores en la caja que contenga el producto, que se lea bien que no contiene siliconas, parabenes, ni sulfatos.

Pero hay que ser honestos. Si me vendes que tu crema anticelulítica contiene cafeína me voy a pensar que va a ser como darle un café a mis piernas. Voy a apreciar más que me digas que contiene un 5%. No te estoy diciendo que no informes de lo que más te vaya a ayudar a vender, pero hazlo con elegancia.

Y sobretodo, que sea funcional. Muchos buenos productos han acabado en la basura porque por muy bonito que fuera el envase, no protegía bien el producto y hacía que se oxidara, o no era práctico, o se desperdiciaba mucho producto.

Para llamar la atención a veces se utiliza una imagen vintage que nos transporte a la era de los inicios de la cosmética.  Marcas como Bourjois, con su archiconocido polvo de arroz, Guerlain con sus Meteorites, Benefit con su línea de cuidado facial, o Bésame cosmetics con su polvo de violetas o su carmín de labios y mejillas, nos hacen soñar con estar en un tocador de finales del siglo XIX, dedicando horas y horas a embellecernos y cuidarnos. La idea de poseer un producto que casi parece de coleccionista, que es bonito, a la gente le encanta. Ni siquiera hace falta que se use la palabra vintage.

A mi se me van los ojos con la cosmética. Y tengo muy claro qué tipo de cosmética quiero que tenga determinado packaging. Y también admito que a veces me tira para atrás un producto si no viene bien presentado. Y me da pena, por eso desde aquí quiero animar a todas las marcas a pensar muy bien qué imagen quieren dar, y a escucharnos cuando damos nuestra opinión sobre el aspecto o la funcionalidad de los envases. Seguro que así aumentarían sus ventas.

Y vosotras, ¿también le dais importancia al packaging?

Un comentario en “La importancia de un buen packaging

  1. Sin duda un bonito y practico packaging tira más que otra cosa, pero la verdad es que depende del producto. Hay producto que no me importa sean tan bonitos (los correctores por ejemplo), mientras hay otros que me gusta tengan un packaging original y atractivo (los polvos, por ejemplo). Un besazo gordo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.