Crónica de un desastre anunciado

cortepelofail

Ayer fui a la peluquería a cambiar de look. Quería un cambio radical, pero a mejor. Como siempre que voy salgo horrorizada, esta vez quise curarme en salud, así que busqué fotos de famosas que llevaran un tipo de peinado que me gustara, y encontré una de Jessica Alba que me encantó. Quería un corte desigual, no demasiado corto, lo justo para salir de la ducha, ponerme espuma y salir a la calle en lugar de tirarme dos horas para lavarme y secarme el pelo. A la vez también quería ser capaz de dejarlo secar al aire o alisármelo y que quedara bien.

Decidí probar la peluquería Aduho de Diagonal, ya que me la habían recomendado. La cosa empezó bien, me dieron un masaje en el cuero cabelludo, me lavaron el pelo con productos maravillosos de Redken y Tigi, hasta me maquillaron, regalo de la casa, para que cuando saliera de allí, saliera perfecta. Entonces empezó a cortar y poco a poco iba dando forma al tipo de corte que yo le pedía, de hecho, la chica estuvo mirando y remirando la foto que le llevé, y estuvimos como diez minutos hablándolo. Pero en el momento de empezar a secarlo, empezó el desastre. Para empezar no sé porqué me lo secó, si me hubiera puesto espuma, y lo hubiera dejado ahí, habría salido muy contenta. Pero no. Mientras lo secaba, iba desfilándomelo, cada vez más corto y desigual. Y para acabar cometió el delito que toda peluquera acaba cometiendo: darle volumen al pelo, cuando tú específicamente le has dicho que no lo haga. Y para rematar encima me pasó la plancha y me dejó como si fuera un gato o una yaya de 70 recién salida de los 80’s ¬¬

En fin, esta mañana lo he lavado y me he puesto espuma, y a pesar de que el resultado no es del todo satisfactorio, al menos lo he peinado a mi modo, con espuma. Ahora me toca experimentar con él, dominarlo, y aceptarlo. Moraleja: cuidado con lo que deseas y más si se lo pides a una peluquera :s

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.