Carrot Hunger, contando calorías con humor

contando_calorias

Seguramente todas habréis pensado alguna vez: “necesito una app para esto, y si de paso hiciera también esto otro, sería genial…” Si os ha dado por buscarla habréis podido comprobar que, efectivamente, esa app existe. Porque, amigas mías, ¡el mundo de las apps es infinito! La que os traigo hoy la encontré cuando empecé la dieta, y pensé: “necesito una app para controlar un poco lo que como, y si además es divertida, ¡mejor que mejor!

Carrot Hunger es una app para iPhone  (la versión para Android está aun en desarrollo) que se promociona a sí misma como “el contador de calorías que te juzga”. Dicho así seguramente no os entren ganas de probarla, pero si os digo que todo en esta app viene tamizado por una capa irónica e irreverente igual cambiáis de opinión.

Lo primero es rellenar vuestro perfil con unos cuantos datos básicos, y configurar la app (quizá lo más importante es que en Settings cambiéis la unidad de “Energía” a calorías). Lo siguiente es fijaros una meta. La app os dará unas cuantas opciones (perder 0.5kg a la semana, mantener peso…) y según esto calculará las calorías diarias que podéis consumir. Pero todo esto se puede editar manualmente desde vuestro perfil. Eso sí, si os ponéis una meta demasiado severa, la app os avisará de que no es nada recomendable para vuestra salud, ¡hacedle caso!

Vuestro avatar empieza cada día siendo un esqueleto, y a medida que vais apuntando las calorías que consumís en vuestro “diario”, el avatar va engordando. Si os pasáis de las calorías que os tocan por día, vuestro avatar engordará mucho de golpe y la pantalla se volverá roja. La app, además, os avisará con un mensaje poco amable y a toda pantalla, y por supuesto os castigará. Y su forma de castigaros es con molestos anuncios a toda pantalla que deberéis ir esquivando. Todo esto lo puedes evitar o bien pagando (pero le quita toda la gracia a la app), o bien haciendo ejercicio y registrando las calorías que has perdido con él. Así vuestro avatar se irá “desinflando” hasta volver a estar dentro de lo permitido.

Un ejemplo de lo que pasa si coméis las calorías que tocan:

deChicas

Y esto es lo que veréis si os pasáis:

deChicas2

Como curiosidad, éste es vuestro avatar haciendo ejercicio:

image

VALORACIÓN

LO PEOR: al añadir registros de calorías a vuestro diario, los registros disponibles (así como los códigos de barras a escanear) son todos de Estados Unidos, con lo que no hay más remedio que añadir las calorías a mano.

LO MEJOR: es divertida y le quita hierro a un asunto tan cansino y monótono como es llevar el control de lo que comes. Ah! Y es gratis, con lo que probarla no os va a resultar demasiado esfuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.